By: Ismael | May 25, 2016

TrastornoEmocional
Psicoanalisis
 

Se estaría ante una variante contraria del estado óptimo que pretende la salud mental, la cual se sostiene en una ausencia de malestar. Situación en que se ubicaría aquel sujeto completamente alejado de la realidad cotidiana, en la que sobrevivir es prioritario y el bienestar es ese instante postergado para tiempos mejores y cada vez más escasos y breves. Ante un mundo mediado por la insatisfacción y la casi nula posibilidad de mejora, el repliegue del sujeto y su anulación o exacerbada respuesta resulta por lo general la mejor opción para evitar un sufrimiento mayor, la confrontación con ideales imposibles en lo económico, físico, social o psíquico, terminan por abrumar al grueso de una población que nunca alcanzará la posibilidad de una salud mental como debería ser. Sin poder ser cómo se debería, también se les excluye de la posibilidad de la diferencia por el riesgo que ésta implica.
 Ante el conflicto de ideales y la imposibilidad de congruencia, se presentan manifestaciones psíquicas que se experimentan como malestar, sufrimiento tanto para el sujeto como para aquellos en su entorno, estas expresiones adquieren la forma de síntomas que permiten la conciliación de opuestos, lo cual no implica que sean soluciones adecuadas. Al ser convertidos en enfermedades o trastornos y tratados como tales, mediante la aplicación de criterios taxonómicos, se encierran a estas manifestaciones del malestar de vivir, en categorías reguladas por criterios que intentan, bajo el aparente empleo de criterios científicos, agrupar al sufrimiento siguiendo las manifestaciones conductuales como si se trataran de lo mismo. 
Los denominados trastornos mentales se ubican en un lugar extraño. Al considerarse como tales, implica la existencia de una forma correcta o normal de respuesta y otra que se manifiesta en el sujeto que sufre. En otros términos habría una franja de adecuación entre lo vivido y la respuesta manifestada por el sujeto.
Frente al dolor, sea físico o psíquico, la reacción más frecuente es el intento por suprimirlo o disminuirlo lo más pronto posible. Luego de esto, surgirá la interrogante por el origen, que servirá de elemento que permite la construcción de un saber más detallado. Sin embargo para sostener una clasificación científicamente válida, es requisito el apuntar a la explicación del fenómeno más allá de su descripción.

 
Diplomado-en-Psicoanálisis
Psicoanálisis

Para el caso del dolor psíquico se ha de considerar que se está frente un objeto único, que si bien puede compartir elementos comunes, sólo son eso, elementos, no generalidades, por lo que el rescatar la particularidad de cada caso resulta fundamental y en función a ello, será primordial la construcción de marcos referenciales que obedezcan al objeto específico y no al contrario. Sin embargo, será precisamente el elemento biográfico el que será minimizado e incluso erradicado para ubicarlo bajo un común denominador que sea comunicable. Con esto, el psicodiagnóstico excluye la particularidad del sujeto implicado. En otros términos, se terminará diagnosticando un cuerpo sin aparato psíquico.

Lo anterior sería consecuencia de una práctica institucional en la que existe una prisa por modificar, no necesariamente curar, general y preponderadamente de manera química las funciones psíquicas, esto para tranquilizar al paciente pero también al médico tratante que obedece a imperativos de eficacia y eficiencia propios del modelo normalizador vigente. 
Finalmente, uno de los últimos riesgos del diagnóstico es su pretendido carácter predictorio. Con lo que al asignar a un paciente una determinada categoría taxonómica, se le vincula con un pronóstico que obedece a formulaciones estadísticas. La vida subjetiva se reduce ya sea a un favorable o a un aciago destino, en función de la nominación que le asigne el representante del saber, dejando al sujeto en la posición no sólo de indefensión ante el provenir que enfrentará, sino que lo exime entonces de su responsabilidad ante su propio sufrimiento. Ya que es el someterse pasivamente a la palabra del otro lo que permitirá que el tratamiento que se prescriba pueda tener efectos de readaptación.
Es a partir de cómo se nombra, eso nombrado toma consistencia pero también se transforma.
 Si bien la teoría debería preceder a la clasificación al ofrecer conceptos base para su formulación, en el presente la clasificación se realiza a expensas de ésta, siguiendo criterios descriptivos, jurídicos y económicos que se agrupan estadísticamente. 

By: Ismael | May 24, 2016

Los hombres dedican más tiempo a defender sus razones que a buscar la verdad.
B. Brecht.

 

En la clínica psiquiátrica de niños, una de las preguntas que se formulan con mayor frecuencia, concierne al diagnóstico que hacen los padres sobre el padecimiento de su hijo, situación que no ha de resultar extraña, al considerar que se trata, en apariencia, de una clínica equiparable a la realizada por cualquier otro médico. La demanda al profesional surge ante un malestar que requiere un tratamiento, el cual supondrá partir de un diagnóstico. Aquí ya podría ubicarse una importante diferencia al ubicar el lugar de la demanda de consulta no en el paciente directo, si no en otro que sufre por lo realizado por éste. 
El médico asume el imperativo de establecer lo más rápido y acertado, un elemento diferenciador que ubique a la enfermedad o el trastorno dentro de una categoría que confiera tranquilidad o certeza tanto a éste, como a los padres del paciente y en ocasiones al paciente mismo. Aquí puede observarse una de las funciones de la clasificación-diagnóstica. 
La denominación confiere un lugar, una consistencia y con frecuencia un destino. 
En el caso de los diagnósticos que intentan delimitar el mundo psíquico, se está ante una problemática peculiar. Por una parte no es posible, establecer una etiología clara o precisa en muchas de las llamadas psicopatologías. Cada posición teórica y sus representantes habrán de intentar priorizar y explicar el fenómeno de manera particular, preponderando un determinado aspecto mientras que anulan o minimizan posiciones divergentes.
Dado que no se cuenta con un referente tangible e incuestionable como soporte de la enfermedad, se suponen una gran cantidad de hipótesis, todas verosímiles y por lo general incompatibles, por lo que la descalificación y la recurrencia al ejercicio del poder más que el fundamento en la racionalidad, terminan  por imponer un saber que no en pocas ocasiones se aleja de la verdad del sujeto que sufre. 

 
Diplomado-en.psicoanalisis
Psicoanalisis

Por otra parte, toda denominación está regulada por criterios de normalidad y normalización, los cuales también obedecen a demandas de control social que exigen a los miembros de una comunidad la adecuación de una conducta so pena de exclusión. Como fin último podrá no haber acuerdo de la etiología del padecimiento, lo que no podrá concebirse, será un disenso ante el objetivo de normalización de un sujeto que se aparta de los ideales sociales. 
Una de las funciones primordiales del diagnóstico es la de ordenar, con esto se consiguen dos cosas, que se entienden a partir de la doble acepción del término: Por una parte ubicar al sujeto dentro de una taxonomía, que determinará la terapéutica correspondiente y por otra, será la función encubierta que se realiza, mediante esta asignación, la cual será el ejercicio del poder sobre el sujeto. El cual pasa a colocarse en el lugar de “enfermo” y el otro, en el de “médico – autoridad”. Poseedor de un saber que ejerce bajo el precepto de buscar y conferir el bien para el paciente, incluso prescindiendo de lo que éste considere como tal.
El saber psiquiátrico no ha conseguido aún, vincular plenamente la etiología con el cuerpo.  La dificultad etiológica se suple por la eficiencia farmacológica. Es ahí donde, bajo la ilusión de un control del malestar mediante la prescripción de fármacos, se consigue la supresión del sujeto que sufre.

By: Ismael | May 24, 2016

El cuidado de la salud en todas las sociedades del mundo es de suma importancia y así también los es el rol que realizan las instituciones educativas públicas y privadas en la formación de recursos humanos dedicados al cuidado de la salud. A este respecto precisó en 2004 el Dr. José Narro Robles ex rector de la UNAM y actual Secretario de Salud (Narro J. 2004:55):
"Por otro lado, se debe contar con flexibilidad en el currículo de tal manera que se permita al alumno explorar horizontalmente campos, disciplinas y temas de orden médico de su interés. Finalmente, en la era de la globalización se debe favorecer una flexibilidad de tipo transversal, que implique otras disciplinas, otras escuelas de medicina e incluso otras naciones."
La homeopatía en particular ofrece las acciones de investigación en salud como un elemento necesario en el avance tanto de diagnóstico, de tratamiento y de prevención, que son elementos de la medicina en el futuro.
Desde el año de 2004, y bajo la iniciativa de los doctores José Noé Ibáñez y Vicente Rosas Landa, y el apoyo del Secretario de Salud federal, la Homeopatía ha arribado a tres hospitales de la Secretaría de Salud.
A nivel universitario, desde el año 2007 la Universidad de Monterrey (UDEM), incluyó en el currículo de la carrera de Médico Cirujano y Partero, la materia (no opcional) de Medicina Complementaria y Alternativa, a los alumnos del octavo semestre. La intención es que el futuro médico sea capaz de reconocer una práctica alternativa y/o complementaria de corte médico, de aquella que es dispensada por un practicante sin formación ni criterios médicos y los riegos que esto conlleva.
Con la integración cada vez mayor de medicinas alternativas se ha ido generando la llamada medicina integrativa. De hecho existe un número creciente de programas académicos pediátricos en medicina integrativa en el país.
Actualmente México tiene unos 7.000 médicos homeópatas con reconocimiento oficial, egresados de las universidades que imparten la carrera como el Instituto Politécnico Nacional (IPN).
Estos son tan solo algunos de los aportes de México al Mundo en el campo de la medicina homeopática: 
•México es el primer país del mundo que le dio a la medicina homeopática el reconocimiento oficial, y a la fecha es de los pocos que cuentan con un hospital y una escuela que dependen del gobierno. 
•La sistematización de los principios homeopáticos. 
•La didáctica en la enseñanza tanto en los programas de la Escuela Libre de Homeopatía como en los de Homeopatía de México, A. C. 
•La teoría de los miasmas.
•La experimentación de 42 remedios homeopáticos
•La re-experimentación de 2 remedios homeopáticos.
El Hospital Nacional Homeopático opera desde 1893 prestando servicios homeopáticos hospitalarios. Es el único nosocomio de segundo nivel de la especialidad que hay en el país y es también el más grande en su tipo de Latinoamérica. (Najar A. 2016)
De hecho, funciona como cualquier institución de segundo nivel, es decir, con servicio de pediatría, maternidad, quirófanos para cirugías generales, oftalmología, atención dental y áreas de hospitalización.
Es un centro hospitalario para población abierta, es decir, que cualquier persona tiene acceso a sus servicios, sin importar que tenga otro tipo de prestaciones de salud.
El costo para los pacientes es muy bajo en comparación con la medicina convencional. Una consulta cuesta, por ejemplo, 70 pesos, unos US$4.00
El presupuesto y estrategia de este hospital es similar al de otras instituciones en el sistema nacional de salud. El edificio actual se reinauguró en noviembre de 2014.
El Hospital Nacional Homeopático atiende un promedio de 37.000 consultas anuales.
En el sitio especializado de profesionales médicos Doctoralia se reportan 441 centros médicos con tratamiento homeopático y 420 profesionales independientes (Doctoralia Internet S.L. 2016). 
La Escuela Nacional de Medicina y Homeopatía del I.P.N. presentó a partir del ciclo 2003-2004 un plan de estudios mixto, en el cual el alumno puede elegir el cursar la carrera de médico cirujano, sin tener en su plan de estudios ninguna materia homeopática, o estudiar la carrera de médico cirujano y homeópata, como tradicionalmente se ha impartido en esta institución. Este programa académico fue acreditado por el C.O.M.A.E.M. (Consejo Mexicano para la Acreditación de la Educación Médica, A. C.) por 5 años. Por primera vez en la historia, la Escuela Nacional ofrece la carrera de médico alópata. 
Homeopatía de México A. C. ha continuado con sus reuniones anuales, un año Asamblea Congreso con carácter de congreso internacional, y alternadamente la Reunión Nacional de Grupos Foráneos.

Bibliografía:
Narro, J. (enero-febrero de 2004). La herencia de Flexner. Las ciencias básicas, el hospital, el laboratorio, la comunidad. Gaceta Médica de México, 140(1), 52-55. Recuperado el 28 de febrero de 2016, de http://www.medigraphic.com/pdfs/gaceta/gm-2004/gm041g.pdf
Najar, A. (08 de febrero de 2016). BBC Mundo. Recuperado el 2016 de febrero de 29, de http://www.bbc.com/mundo/noticias/2016/02/160208_mexico_salud_hospital_homeopatia_an
Doctoralia Internet S.L. (02 de Marzo de 2016). Doctoralia. Obtenido de Clínicas Homeopatía: http://www.doctoralia.es/centros-medicos/especialidad/homeopatia-1055

By: Ismael | May 24, 2016

(1849 A 1893).
Correspondió a médicos españoles llegados de Cuba la introducción y la práctica de la medicina homeopática en nuestro país. Se puede decir que el primero de ellos fue Cornelio Andrade y Baz, quien arribó a las costas mexicanas en 1849 (Das E. 2005:157).
José María Carbó llegó en 1854 expresamente a combatir la epidemia de fiebre amarilla que asoló el puerto de Veracruz, médico catalán procedente de Cuba, su destacada labor le valió un reconocimiento del presidente Santa Ana y el primer permiso para ejercer oficialmente la Homeopatía en México (Das E. 2005:158).
En 1867 se fundó la primera farmacia homeopática, en la calle de Moneda y en 1869, se fundó el Instituto Homeopático Mexicano (Das E. 2005:159).
En 1871 el Presidente Benito Juárez, autorizó al Dr. Narciso Sánchez el ejercicio de la práctica médica homeopática. En este año se fundó el Primer Hospital Homeopático en la Ciudad de San Miguel Allende Guanajuato (Das E. 2005:159).
La figura controversial de Julián González primer discípulo de Ramón Cornellas fue el segundo en publicar sobre Homeopatía en México, publicó su “Tratado Práctico de homeopatía y guía de las familias” en 1871. Fundó también la primera farmacia homeopática en el país ubicada en las calles de san Francisco No 13 (Das E. 2005:159).
(1893- 1921).
En 1889 se funda la Escuela Nacional de Medicina Homeopática quedando como su Director el Dr. Joaquín Segura y Pesado (Francois F. 2007:59).
1893 fue un año clave en la historia de la homeopatía en México. El acontecimiento más importante fue la fundación del Hospital Nacional Homeopático (Francois F. 2007:42). La inauguración oficial del Hospital Homeopático se llevó a cabo el 15 de julio de 1893 encabezada por el Gral. Porfirio Díaz, Presidente de la República, el Lic. Romero Rubio ministro de gobernación y el gobernador del Distrito Federal Don Pedro Rincón Gallardo. Para 1894 la Escuela Nacional de Medicina Homeopática se traslada al Hospital Nacional Homeopático (Francois F. 2007:59).
En 1912 el Dr. Higinio G. Pérez, fundó de su propio peculio la Escuela Libre de Homeopatía de México (Francois F. 2007:84).
En 1923 el Lic. José Vasconcelos es nombrado Rector de la Universidad Nacional de México y posteriormente siendo Secretario de Educación Pública gestiona y dicta las medidas necesarias para que la Escuela Nacional de Medicina Homeopática se incorpore como la Facultad de Medicina Homeopática. Debido a diferencias entre la Secretaria de Educación Pública y La Universidad Nacional se hizo desaparecer dicha facultad. El 23 de febrero de 1928 bajo el Gobierno del Gral. Plutarco Elías Calles se expide un Decreto por medio del cual se reinstaló a la Escuela Nacional como Escuela de Medicina (Francois F. 2007:61).
La Ley del 22 de Octubre de 1929, otorgó su oficialización a todas las Escuelas Libres, incluyendo ésta (Francois F. 2007:92).
(1919 A 1940).
Escuela libre de Homeopatía.
La Escuela Libre fue inspeccionada por personalidades destacadas de la política mexicana, como el  Rector de la Universidad Nacional, Lic. José Vasconcelos, quién pronunció en el año de 1920 la célebre frase:
“La Universidad está dispuesta a acudir en cualquier tiempo en auxilio de la Escuela Libre de Homeopatía “. (Francoise F. 2007:87)
En aquella ocasión El Director, el Maestro Higinio G. Pérez, denegó amablemente la oferta de incorporar la ELH a la UNAM. Con visión profética, por cierto, ya que la Escuela Nacional de Medicina Homeopática, que si fue incorporada en  1923 (Francoise F. 2007:60), estuvo a punto de desaparecer posteriormente.
En enero de 1936 se hizo del conocimiento público la Creación del Instituto Politécnico Nacional en el cual quedarían integradas las Carreras de la Escuela Nacional de Medicina Homeopática (Francoise F. 2007:65).
(1940 A 1960).
La Escuela Nacional de Medicina Homeopática trajo a México por primera vez el Congreso Médico Homeopático Panamericano en su celebración número Xl en octubre de 1940 (Das E. 2005:159). 
En 1943, la Escuela Libre conmemoró el fallecimiento de Samuel Hahnemann con el Primer Congreso Nacional de Medicina Homeopática.
En 1940 el Dr. Luis R. Salinas Ramos quien fuera creador de la Asociación de Estudiantes en la Escuela Nacional de Medicina Homeopática, fue nombrado director del Hospital Nacional Homeopático por acuerdo del Presidente Lázaro Cárdenas.
En 1943 se celebró el 50° aniversario del Hospital. El Hospital Nacional Homeopático participo entre los fundadores de la Secretaría de Salubridad y Asistencia en el año de 1944.
También en 1951 se inició una etapa de cambio en la Escuela Libre de Homeopatía, al dejar el Dr. Leonardo Jaramillo la Dirección General. El Dr. Jaramillo fue el último discípulo de Higinio G. Pérez en dirigir a la Escuela.
El IV Congreso Nacional se celebró en julio de 1954, también bajo el auspicio de la Escuela Libre y la Escuela Nacional, y fue el último de esta naturaleza a celebrarse en 17 años (Das E. 2005:157-173).
(1960 A 1998).
El inicio de esta etapa lo marca la fundación de Homeopatía de México A. C. el  23  de septiembre de 1960 con los Doctores Proceso Sánchez Ortega, David Flores Toledo y Ranulfo Romero Moreno, con las premisas de difundir, estudiar, y practicar la homeopatía hahnemanniana.
En 1991 se iniciaron los trámites  para oficializar la escuela y los cursos de posgrado de medicina homeopática ante la S.E.P. En 1996 se oficializa la Escuela de Posgrado de Homeopatía de México, imparte la especialidad, con reconocimiento de validez oficial, se encuentra activa hasta la fecha.
Este trámite implicó una estructura separada para la escuela, por lo que actualmente son tres instituciones en una: la Asociación, el Colegio y la Escuela de Posgrado que constituyen  Homeopatía de México, A. C.
En 1998 se edita por primera vez la Farmacopea Homeopática de los Estados Unidos Mexicanos, por la Secretaría de Salud.
(1998 hasta la actualidad).
Esta nueva etapa en la historia de la Homeopatía, nace con la promulgación de la Ley para el Ejercicio de las Profesionales del Estado de Jalisco, el 15 de enero de 1998.
En la actualidad se brindan servicios hospitalarios homeopáticos en los Hospitales: Hospital Nacional Homeopático, Hospital Higinio G. Perez, y se brinda consulta de primer nivel en el Hospital General, Hospital Manuel Gea González y en el Hospital Juárez del Centro de la ciudad de México, así como en el Hospital General de Celaya, Guanajuato.

Ahora el Hospital Nacional Homeopático depende de la Dirección General de Coordinación y Desarrollo de Hospitales Federales de referencia  y es el núcleo de un plan piloto para la instalación de consultorios homeopáticos en los hospitales de la Secretaría de Salud.


Bibliografía:
Das, E. (2005). History and status of homeopathy around the world. New Delhi, India: B. Jain Publishers (P) ltd.
Francoise, F. (2007). Historia de la Homeopatía en México. México: Homeopatía de México A.C.
Najar, A. (08 de febrero de 2016). BBC Mundo. Recuperado el 2016 de febrero de 29, de http://www.bbc.com/mundo/noticias/2016/02/160208_mexico_salud_hospital_homeopatia_an

By: Ismael | May 23, 2016

El complejo de Edipo

Diplomado-en-psicoanalisis
Psicología
 

El complejo de Edipo es un mito tomado por Freud de la tragedia griega de Sófocles, Edipo Rey, que sirve para dar cuenta teórica de aquello que escucha en el tratamiento con sus pacientes. 
Consiste en la ligazón libidinal con el padre del sexo opuesto y la reacción hostil con el del mismo sexo; lo que denominó en este caso Edipo positivo. Existe también el llamado negativo en donde la ligazón se establece con el padre del mismo sexo y hostil con el del sexo opuesto.
Será vivido entre los tres y los cinco años y se resuelve mediante la represión, con lo que se pasa al periodo denominado de latencia. En la pubertad se revivirá este recorrido reeditándose el Edipo.
Es el marco que permite el abandono de la naturaleza por la cultura en el que se hace de lado todo modelo patriarcal o matriarcal para llegar a uno formado por el parentesco y lo generacional.

Es el Edipo lo que produce la estructura subjetiva mediante las leyes que articula. 

 

Será mediante el lenguaje que se puede indicar dicha articulación y nos permite decir que el sujeto es un efecto de la estructura en que se inscribe, haciendo saber de ella no por lo que dice que quiere decir (enunciado) sino por lo que dice sin saber (enunciación). Es entonces la estructura fundamental que establece las relaciones amorosas y hostiles que se experimentarán a lo largo de la vida. 
La escucha de cómo cada sujeto vivió este complejo permitirá armar lo que Freud llamó la novela familiar del neurótico. Misma que el paciente relata y repite a lo largo de su análisis, y en el cual el analista, mediante la transferencia, habrá de ubicarse para el ese paciente en los diversos personajes de su historia, en diferentes momentos de la denominada cura, con lo que se permite el despliegue en ella de los vínculos establecidos y el cuestionarlos.